Envío GRATIS a toda la república arriba de $500.

Cómo diseñar tu jardín: Una guía sencilla para renovar tu espacio.

Tener un lienzo en blanco en el jardín puede ser tan emocionante como confuso en la manera de arrancar ¿Te encanta la idea de tener un jardín hermoso y acogedor, pero no estás segura de por dónde empezar? Diseñar es crear algo nuevo y para poder diseñar necesitamos tomar en cuenta diferentes  factores que harán la diferencia en el resultado final. Con algunos consejos simples y un poco de creatividad, puedes estar más tranquilo para transformar tu jardín soñado. 

  1. Conoce e identifica tu espacio:

Un error que muchos cometen es comenzar a mover la tierra o sembrar plantas antes de conocer su espacio, así que es esencial comprender y evaluar el espacio con el que cuentas: 

  • Espacialidad: Date la oportunidad de observar con calma tu espacio, analiza las diferentes vistas que tiene desde los diferentes puntos donde te pares, puede ser desde una ventana o caminando y recorriendo. Evalúa el espacio con el que cuentas, piensa en aquellos espacios que quieras poner el foco de atención y si hay algo que quisieras ocultar (como alguna instalación). 
  • Análisis de la textura del suelo: Para determinar la textura de tu suelo, humedece una muestra de tierra y trata de formar una bolita. Si la bolita se mantiene junta pero se desmorona fácilmente al tocarla, tienes un suelo franco, que es ideal para la mayoría de las plantas. Si se siente pegajoso, es probable que sea arcilloso, y si se desmorona inmediatamente, es arenoso. Esto determinará qué plantas se adaptarán mejor o si necesitas hacer alguna mejora del suelo. Si tu suelo es muy arcilloso te recomendamos agregar tezontle o perlita a tu suelo para proporcionar más porosidad y si tu suelo es más arenoso, te recomendamos agregar materia orgánica como humus de lombriz. Así, tus plantas podrán tener mejores raíces y adaptarse mejor al espacio. 
  • Observa la cantidad de sol y sombra: percibe cómo recibe tu jardín durante el día, el sol y la sombra y como cambia durante el día. Esto es crucial para elegir las plantas adecuadas ya que algunas plantas necesitan pleno sol, mientras que otras prefieren la sombra.
  • Estudio del Clima: Investiga las condiciones climáticas de tu área. Esto incluye las temperaturas promedio, la cantidad de lluvia y la estacionalidad.
  • Propósito del Jardín: Reflexiona sobre cómo deseas utilizar el espacio. ¿Quieres un lugar para relajarte, un área de juegos para niños, un huerto o simplemente un espacio estéticamente agradable?
  1. Define tu estilo:

El estilo de tu jardín debe reflejar tu personalidad y complementar el estilo de tu hogar. Piensa en el estilo de jardín que prefieres. Utiliza plataformas como Pinterest, Instagram o revistas de jardinería para recopilar ideas. Si es posible, visita jardines botánicos, parques locales para obtener inspiración en persona o los jardines de familiares o amigos. Decide si prefieres un diseño formal con líneas limpias y simétricas, o un estilo más natural y rústico. Considera también si te atraen los jardines coloridos llenos de flores o los espacios verdes más minimalista. Tus preferencias personales jugarán un papel importante en el diseño.

  1. Crea amplitud visual en tu jardín:

Incluso en los espacios más pequeños, hay técnicas que puedes emplear para hacer que tu jardín parezca más amplio y abierto.

  • Uniformidad en el suelo: Utiliza el mismo material (pasto o gravilla) en todo el suelo de tu jardín y extiéndelo hasta los límites de tu espacio. Esta consistencia crea una sensación de continuidad y amplitud.
  • Ejes visuales: Crea ejes en tu jardín para dar profundidad. Esto puede ser un camino, una fila de plantas o una serie de objetos decorativos que guíen la vista hacia un punto focal. Un eje fuerte crea una ilusión de profundidad. Por ejemplo, un camino principal o una fila de árboles o arbustos. 
  • Simplificación y agrupación de plantas: En lugar de distribuir plantas de manera aleatoria, agrúpalas en secciones específicas. Esto crea un diseño más limpio y ordenado, y evita la sensación de desorden que puede hacer que un espacio parezca más pequeño.
  • División en zonas funcionales: Aunque pueda parecer contraintuitivo, dividir tu jardín en diferentes zonas para distintas funciones (como comedor, descanso, huerto) puede hacer que el espacio se sienta más grande, ya que cada área está optimizada y definida para su propósito. Para dividir los espacios puedes usar barreras suaves como plantas, arbustos bajos, o pequeñas vallas como divisiones suaves entre zonas. Esto ayuda a definir áreas sin crear una sensación de encierro.
  1. Elige las plantas: 

Basándote en las condiciones de tu jardín y tu estilo personal, la selección de plantas es crucial para el éxito de tu jardín.

  • Plantas adecuadas para tu espacio: Escoge plantas que prosperarán en las condiciones de tu jardín.
  • Visita viveros locales: Habla con expertos en viveros locales. Ellos pueden ofrecerte consejos específicos y mostrarte una variedad de opciones.
  • Experimenta con combinaciones: En el vivero, juega con las combinaciones de plantas para ver qué paletas de colores y texturas te gustan.  Toma fotos para que no se te olviden. 
  1. Planifica la distribución: 
Con las observaciones que hiciste, realiza un boceto de cómo quieres distribuir el espacio y  cómo quieres que se vea tu jardín. Puedes usar papel cuadriculado para planificar la ubicación de cada planta. Recuerda considerar el crecimiento futuro de las plantas para evitar que se amontonen. En el caso de herbáceas te recomendamos meter entre 6-9 plantas por metro cuadrado.  Considera las zonas funcionales.  Si tu espacio lo permite, considera crear diferentes zonas para distintas actividades.
  1. Agrega elementos decorativos: 

Los detalles hacen la diferencia en un jardín. Además de las plantas, puedes agregar elementos decorativos como piedras, bancos o una pequeña fuente. Planifica la iluminación para resaltar características especiales y disfrutar de tu jardín por la noche. Estos elementos pueden darle a tu jardín un toque personal y hacerlo más acogedor.

  1. Mantenimiento

Un jardín saludable requiere cuidado y atención regular. Establece una rutina de mantenimiento para facilitarlo. 

  • Rutina de riego: Establece un horario de riego adecuado para las necesidades de tus plantas. Las plantas mueren más por exceso de riego que por falta de. Siempre antes de regar revisa que el sustrato esté seco. 
  • Poda y cuidado: Aprende las técnicas adecuadas de poda y cuidado para cada tipo de planta. También, si notas que tus plantas tienen hojas secas o amarillas pódalas para que tu planta concentre su energía en seguir creciendo. 
  • Uso de probióticos naturales: Considera usar productos naturales como los de AliBio Home para que tus plantas prosperen, nutrirlas y mejorar la salud del suelo.

La jardinería es un viaje de descubrimiento y creatividad. No todo funcionará perfectamente la primera vez, pero con paciencia y dedicación, verás cómo tu jardín cobra vida y se transforma en un reflejo de tu pasión por las plantas. Disfruta del proceso y observa cómo tu jardín se convierte en un espacio único y personal.

 

¡Cuéntanos si te animas a renovar tu jardín!

Producto Recomendado

Kit de inicio para tus plantas

Este kit es para fortalecer y embellecer cualquier planta, huerto o jardín.

Comprar ahora

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados